Sobre el aborto y la anulación del otro en Bolivia

Por: Nicolas Melendres

Quiero empezar este articulo con una frase de Zizek que llamo mucho mi atencion y la toco en su ultimo articulo sobre las elecciones en Francia y hablo sobre la candidata femenina Le Pen:

Una nueva figura de la feminidad está surgiendo: un competidor agente del poder frío, seductor y manipulador, que atestigua a la paradoja de que “bajo las condiciones que fija el capitalismo las mujeres pueden hacerlo mejor que los hombres” (Badiou).

Esto, por supuesto, de ninguna manera convierte a las mujeres en sospechosas de ser agentes del capitalismo; simplemente señala que el capitalismo contemporáneo inventó su propia imagen ideal de mujer que representa el poder administrativo frío pero con un rostro humano.

A lo largo de mi juventud siempre tuve convicciones políticas al mismo tiempo que estudiaba una carrera que me enseñaba a no tenerlas, siempre fui terco y opte por creer en los ideales los cuales hasta la fecha no los he renunciado.

Sin embargo, al mismo tiempo que hacia práctica de mi profesión, vi que en el campo del ejercicio de la política cada temática que se ponía en la agenda de los medios, los políticos aprovechan para imponer su imagen más que la idea que dicen defender.

En los últimos días vimos un fraccionamiento de corte político-ideológico dentro del Movimiento Al Socialismo (MAS-IPSP); nos referimos a la problemática de la legalización del aborto en Bolivia.

Algo que debe quedar en claro, es que este fraccionamiento no es un fraccionamiento de clase, ni de proyecto y horizonte político, sin embargo este tipo de fraccionamiento que se está dando proviene de una isla que tienden hacia un supuesto feminismo radical.

La pregunta es, si esta isla se ha logrado irradiar dentro del Partido o Movimiento, ya que de otro modo sería un pequeño grupo soliloquio. Evidentemente pudimos ver el año pasado que determinadas organizaciones sociales se pronunciaron a favor del aborto, una de ellas emblemática: las bartolinas, una organización de corte popular indígena y obrero.

Creo que en los últimos meses nadie puede negar que la adhesión a la causa de la legalización del aborto haya ganado cada vez más aceptación en la sociedad y los medios de comunicación, y quien no quiera ver la importancia de este debate o está envuelto en un solipsismo ontológico, o como diría Aristóteles es una bestia o un Dios, que no es parte de la sociedad y sus debates.

Sin embargo ante todo esto, hay algo que nos debe preocupar como sociedad, y es el hecho al “cómo” y no el “que”, del debate del aborto. Creo que en este punto del debate no solo nos deben preocupar las mujeres que mueren en clínicas clandestinas por recurrir a esta práctica, sino que también nos debe preocupar cual es el costo político al que están dispuestos a recurrir los portavoces de su legalización.

Por un lado tenemos la línea democrática de unidad y consenso con la sociedad boliviana, y por el otro al parecer tenemos el lado de la isla radical, que en realidad no le interesa el consenso o el debate, sino la anulación del otro mediante la imposición.

Los primeros, son defensores de la democracia radical, de la consulta al pueblo; los segundos pertenecen a una línea del despotismo ilustrado, del jacobinismo radical, de quienes creen tener la razón por encima del pueblo.

Los primeros defienden una revolución democrático-cultural mediante la consulta popular, socialista y directa; los segundos prefieren imponerse mediante la democracia liberal representativa y burguesa.

Los primeros entienden que el socialismo no solo trata de transformación de relaciones sociales de producción en la base económica, sino que estas están atravesadas también por las relaciones políticas y sociales, es decir entienden que el socialismo profundiza con la democracia; los segundos quedaron retrucados con las practicas verticalistas, autoritarias y totalitarias de la política de la primera mitad del siglo XX.

Ambos bandos alegan defender la constitución, sin embargo solo uno logra mantener la coherencia histórica del ejercicio de esta. La consulta sobre una ley sensible o que toque los márgenes de los principios establecidos en la carta magna, siempre han sido -en los últimos 10 años de revolución en Bolivia- una beligerante que ha polarizado o al menos puesto en un estate quieto a la sociedad boliviana: TIPNIS, modificación del artículo 168 de la CPE para habilitar a la re postulación presidencial y la nueva CPE. Años antes podemos pensar en la Ley de hidrocarburos.

Es decir, siempre hemos sido una sociedad altamente politizada, – lo cual no sé si sea bueno, pero eso lo dejaremos para otro debate- que está en constante consulta respecto al derrotero u horizonte que tomara como sociedad.

Por ultimo solo quiero señalar algunos antecedentes que servirán para el debate:

  • Gramsci pensaba que “toda batalla política primero se la debía ganar en el ámbito cultural”. Lo cultural se gana en la interpelación de las ideas y su aceptación por convencimiento y no por anulación del otro, en otras palabras pidiendo su renuncia mediante un argumento ad hominem, es decir por ser mujer.
  • Rafael Correa reestructuró la economía y política de la sociedad ecuatoriana a favor de los pobres y trabajadores, sin embargo al ser un hombre de izquierda no dio cabida a la legalización del aborto en su país alegando que jamás dentro del programa político de Alianza País se contemplaba la legalización del aborto, entre otras cosas. En ese sentido, ¿será que el MAS planteo en algún momento en su programa político la legalización del aborto, o en alguno de sus planes de desarrollo?
  • ¿Por qué se increpa con vehemencia a la Directora General de Prevención y Eliminación de toda forma de Violencia en razón de Género y Generacional del ministerio de Justicia, Melania Torrico por secundar la idea de llamar a referéndum de consulta del Ministro de Justicia, Hector Arce Zaconeta, al punto de que se pida su renuncia?, ¿Por qué no atacaron con la misma vehemencia al Ministro de Justicia?, ¿Qué clase de criterios priman en la consideración de su debate que terminan discriminando la posición de una mujer por secundar un principio democrático que ella cree?, ¿Qué clase de feminismo es este que censura la posición político-ideológica de una mujer y no la de una autoridad masculina?
  • Mucho cuidado con los tibios que solo quieren montarse en una demanda social para hacer proselitismo chabacano, de ambición personal y política; estos van a ser los primeros en recular si la demanda falla. Se presentan como nuevos sin embargo repiten las viejas prácticas de los dinosaurios políticos del neoliberalismo pequeño burgués.
  • El tema del aborto no es solo un tema de género, sino también generacional, es decir atraviesa al varón y la mujer, ¿cuantos adolescentes “no han metido la pata” por tener relaciones sexuales sin preservativo? Aquí hay un evidente problema psico-social de nuestra sociedad que necesita ser interpelado con urgencia.
Advertisements

Sobre las elecciones judiciales en Bolivia

Durante los años 80 y 90 la designación de estos magistrados eran realizadas por el poder legislativo únicamente, hoy en Bolivia su designación es mediante sufragio universal, a partir de una terna preseleccionada por el órgano legislativo que exige cierto requisitos. Es decir quien tiene la última palabra es el ciudadano de a pie. Continue reading

A los del “cambio de época”

¿Se imaginan que la teoría de la gravedad funcione en un momento y en otro deje de funcionar, nada más por el cambio político? Bordieu hablaba de una lucha en el campo científico, pero nunca pensé que existiera oportunismo en el campo científico. El oportunismo en el campo científico se da por 2 razones: 1) el paradigma propuesto es incongruente 2) existe un interés privado.

 

Les hablare de los demagogos de la dialéctica y el materialismo, básicamente estos demagogos funcionan como los curas en la iglesia medieval, ellos viven gracias a que predican su paradigma encumbrado en el poder político, -bueno aunque sea los religiosos mueren por lo que venden-, sin embargo los demagogos de la dialéctica son mercaderes del conocimiento, Aristoteles los conocía como los sofistas en la antigua Grecia, simples especuladores del conocimiento, en Bolivia son lo que llamaríamos los pajpakus, Franz Tamayo los llamara los bovaristas de la ciencia.

 

Esta falsa intelligentsia, inteligencia a sueldo, es una inteligencia que no le interesa ni la moral, ni la ética, son parte del buro del partido soviético por ejemplo, Gramsci los denuncia en su artículo sobre la guerra contra el capital, también lo hace Vera Zasulich en su carta a Marx pidiendo que responda a “los marxistas” quienes eran los únicos adeptos  de “la verdad”. Hannah Arendt los denuncia también cuando hace una crítica a la Raison D`Etat, esa clase política o mejor elite que está en el seno del partido y llega a monopolizar “la verdad”, las decisiones políticas, etc., Arendt hace una crítica al totalitarismo nazi y del stalinismo en la ex unión soviética, donde el amigo y enemigo empieza a funcionar como una espada de Democles a los propios agentes del partido.

 

Creo que esta descripción previa nos ayudara a entender el rol de estos oportunistas que se hacen pasar por analistas fuera de la coyuntura, en Bolivia ya los vimos en los años 90, toda laya de marxistas dejando la dialéctica en su escritorio y sacando la tecnocracia y el oenegismo, porque claro, era lo que el mercado político demandaba. Retornemos a la pregunta del principio, ¿se imaginan que Newton retracta la teoría de la gravedad por un cambio político, y diga existe “un cambio de época”, por lo tanto la ley de gravedad no es el eje de la explicación de porqué las cosas caen?

 

Creo que hablar del juicio que sufrirá Galileo Galilei por la iglesia en el medioevo es el mejor ejemplo de lo que queremos comunicar, y es que el paradigma de Galileo evidentemente es congruente, y es tan congruente que él decide irse hasta juicio por lo que él cree que es un conocimiento científico.

 

Bueno, entonces, los pongo en contexto ahora resulta que existen pregonadores del “cambio de época”, si de esos de los que les hablaba, que cuando un paradigma les rendía frutos lo utilizaban, sino lo desechaban como un comoditie. Estos personajes son como los sofistas, o vendedores de la Plaza San Francisco, no han logrado concebir en toda su magnitud el paradigma que en un momento usaban y ahora lo desplazan, al menos no como la comprensión de Galileo y la rotación de la tierra alrededor del sol, que se fundamentaría en “un cambio de época” para cuestionar a la iglesia católica al punto de ser enjuiciado.

 

Hablan de un desplazamiento del marxismo por luchas variopintas como el ecologismo, feminismo, etc., haciendo una bonita descripción histórica de las distintas etapas del siglo XX, como si fuera el gran descubrimiento. La sinverguenzura de esta gente es tal, que olvidan que eso ya había sido planteado por el grupo Comuna antes y durante el primer gobierno del MAS, estoy hablando de Raul Prada y Luis Tapia, sin embargo quienes tratan de finiquitar al guevarismo piensan que han encontrado la fórmula del siglo XXI con “el cambio de época”.

 

Para ellos el conocimiento solo funciona a partir de los “cambios de época”, son los mismos que creen que la “verdad pertenece al más fuerte” o al “vencedor”, cuando de lo que trata es una disputa por ella, como lo señala Bordieu en la lucha por el campo cientifico, y es que existe gente que construye paradigmas por convicción y posicionamiento en la realidad social, y otra que pertenece a la pequeña burguesía acomodada del buro del partido que le es fácil acomodarse al “cambio de época”.

 

Lo peor no es que cambien de pensar con el “cambio de época”, el problema es que no entienden porque están cambiando, y lo harán eternamente como camaleones políticos, como los tránsfugas del conocimiento, mercaderes del saber, sofistas, bovaristas, pajpakus.

Apuntes en torno a la Fenomenología del Espíritu de G.W.F Hegel

Prologo: I. Las Tareas Científicas del Presente; 1. La verdad como sistema científico

Por: Nicolas Melendres

fenomenologia-del-espiritu

Hegel no esta interesado en la teleología del conocimiento, sino en su devenir. Esto es el desarrollo de un fenómeno, que ha de ser concebido como <tendencia>. Su objetivo final, es llevar a la filosofía al grado de ciencia, o en sus palabras <del amor por el saber> al < saber real>.

Pretende asociar la verdad con la ciencia, y confunde como finalidades de la filosofía y la ciencia, la verdad. ¿Como podemos encontrar la verdad en una <tendencia>?, porque deberíamos buscar la verdad?, ¿que tiene la verdad que nos deba interesar?, ¿entonces que es la verdad?, deberíamos empezar por ahí.

¿Es que acaso encontramos en Hegel el uso de una herramienta metodológica, propia de las ciencias naturales para emplearla en la filosofía? ; como si en el proceso de pensamiento existiera una <tendencia> o <devenir> como en un sistema biológico.

E ahí uno de los primeros pecados de Hegel, el pretender “elevar” la filosofía al rango de ciencia, usando herramientas de observación, propias de una de las regiones de la ciencia, (las ciencias naturales), tan de moda en el siglo XIX.

 

La Revolución Socialista en Bolivia

Los dos momentos de la revolución: momento heroico, entonces después el momento de gestión.

Por: Nicolas Melendres

 

A partir de esta publicación pretendemos hacer una serie de artículos que se concatenen en un análisis de coyuntura más completo, un balance político desde el marxismo de la realidad nacional o formación social boliviana.

Quiero empezar este artículo con la cita a Mao Tse Tung en la nota de introducción al artículo “Administrar las cooperativas con laboriosidad y economía” de 1955:

 

“Hay que administrar con laboriosidad y economía las fábricas, los establecimientos comerciales, las empresas estatales y cooperativas así como las demás empresas e instituciones. Hay que observar el principio de laboriosidad y economía en todas las actividades. Este principio de economía es uno de los fundamentales en la economía socialista. China es un país grande, pero todavía muy pobre. Llevará décadas hacer de ella un país próspero. Aun entonces, tendremos que seguir aplicando el principio de laboriosidad y economía. Pero, es en las próximas décadas, en el periodo de los primeros planes quinquenales, cuando debemos proponer particularmente la laboriosidad y la economía, dedicar una atención especial  al régimen de economías.”

 

Usamos esta cita porque se piensa que el socialismo es una fase de mera dadivosidad estatal sin discriminación alguna, cuando en realidad el socialismo podría venir a ser la etapa más austera de la revolución debido al hincapié que se debe hacer al rol productivo o de desarrollo de las fuerzas productivas.

 

  1. La Revolución

 

La revolución es un ámbito de lucha, lo es porque ahí se disputan los intereses de clase en una sociedad: Burguesía y proletariado resuelven su devenir en la historia. La revolución implica trastrocamiento de estructuras. Pero en el trastrocamiento de estas estructuras existen dos momentos: el momento heroico – que es el momento de lucha por la toma del poder- y entonces después el momento de gestión, – que es el momento de la gestión después de la toma del poder.

 

1.1 El momento heroico

 url

El momento heroico es el preludio de la revolución, aunque parezca ser su momento de culminación. El momento heroico de toda epopeya revolucionaria, es el momento de la resolución de la lucha y correlación de fuerzas de las clases en disputa histórica, en disputa por la toma del poder, en la toma del Estado.

 

Este momento heroico es momento de vanguardia, de hegemonía, de la conformación de un bloque-histórico que lidera el proceso de lucha de la clase en si (el bloque indígena-obrero-popular) contra la clase para sí (la burguesía). El momento heroico es la conquista del Estado a través de la asamblea constituyente, la nacionalización de los recursos estratégicos y la toma del Estado.

 

¿El momento heroico culmina en esta parte? ¿Y entonces que viene después?

 

1.2 El momento de gestión

 

Hemos tratado de conceptualizar la generalidad (la revolución) para pasar a describir sus dos momentos (momento heroico) y ahora procederemos a describir el momento de gestión. Es importante definir o al menos tratar de acercarnos metodológicamente al concepto de revolución, ya que si no lo hacemos no entenderemos de que tratan los dos momentos que tratamos de describir.

 

Comprendemos la revolución a partir de un programa político definido como Partido Político Revolucionario (Movimiento Al Socialismo). Es revolución porque cambia la estructura y superestructura de la sociedad. Como partido se plantea la transformación social de Bolivia de un capitalismo de enclave hacia el socialismo. Este proceso de transformación es al que comprendemos como revolución.

 

La revolución implica cambio, y no se trata de cambiar por cambiar, sino que se trata de pasar de un estado de cosas hacia otro estado, en este caso a un modo de producción socialista.

La Paz 26 de Julio del 2016

Facebook: Nicolas Melendres

Twitter: @melendres_nico

Carta de indignación

Esto es una carta de indignación

Expresa el dolor e impotencia ante la realidad aplastante

Todo lo que era sagrado se hizo profano

Nose en que momento llegue aqui y me quede atorado

Es doloroso encontrar mil espejos que te reflejan

Pero te reflejan de una manera siniestrada